23 nov

Guerra a la toallita en el váter

La pésima costumbre de tirar las toallitas húmedas por el inodoro se ha disparado en los últimos años en los países desarrollados, coincidiendo con el espectacular incremento de su uso, hasta convertirse hoy en la principal amenaza para los sistemas de saneamiento de las aguas residuales. El problema ha alcanzado tal dimensión que ha obligado a poner en marcha un plan a escala internacional con medidas como concienciar a la población, cambiar el etiquetado de las toallitas o introducir nuevas técnicas en las depuradoras.

A nivel global, las empresas dedicadas al saneamiento del agua tienen claro que la clave está en cambiar la mentalidad de la ciudadanía para que las toallitas se tiren a la basura y en ningún caso al váter. El sector da por hecho que su uso, que no ha parado de generalizarse en el último lustro, no se reducirá, al menos a corto plazo. Para intentar concienciar a la ciudadanía, Agbar ha lanzado incluso una campaña en Twitter (#MonstruoCloacas) para luchar contra el lanzamiento de este producto de higiene en el lavabo. Dos superhéroes se unen en las redes sociales para combatir los “monstruos” de las cloacas que colapsan los sistemas de alcantarillado.

Las toallitas, aunque sean biodegradables, por su especial composición tardan mucho tiempo en deshacerse y provocan grandes atascos en alcantarillado y colectores, además de graves problemas al llegar a las depuradoras; se encarece así sobremanera el proceso de limpieza de las aguas residuales.

“No se trata solo de un sobrecoste, hemos de evitar el impacto que comporta este tipo de vertidos en el medio ambiente”, advierte Pere Aguiló, director de Explotación de Saneamiento de Aigües de Barcelona. El vertido de toallitas en los inodoros de Europa está provocando un sobrecoste de entre 500 y 1.000 millones de euros anuales por las averías en las depuradoras, según denuncia la asociación europea de empresas de abastecimiento y saneamiento del sector del agua (EurEau).

El 46% de las salidas de emergencias registradas por Aigües de Barcelona el último año fueron provocadas por incidentes provocados por las controvertidas toallitas húmedas. En Nueva York se calcula que cada año producen pérdidas de 3,6 millones de dólares. No es extraño pues que se esté elaborando incluso una nueva normativa internacional (ISO) para los productos de un solo uso, bajo el impulso de Canadá y Estados Unidos, para aclarar las condiciones que deben cumplir para que se puedan lanzar al váter. La intención es acompañar la regulación con un cambio en el etiquetado para que no se puedan poner indicaciones que lleven a la confusión.

“No decimos que no sean biodegradables, pero su tiempo de biodegradación es mucho más largo que su tiempo de estancia en los colectores o en las depuradoras, no se llegan a deshacer como pasa con la celulosa del papel de váter, son resistentes y lo colapsan todo”, añade Aguiló. Ante el alud de toallitas que viajan con las aguas residuales, las estaciones depuradoras están testando nuevas tecnologías de bombeo con rodillos más efectivos para reducir los atascos, o bombas trituradoras para lograr deshacer este producto, muy resistente.

No es el único vertido sólido que erróneamente se lanza por el inodoro y crea problemas, aunque sí es con diferencia, según los expertos, el más costoso. Entre los residuos más habituales que se tiran erróneamente al váter, bastoncitos, compresas, tampones y condones.

Vía: La Vanguardia
Foto de Agbar


Source: 3

Share this