11 oct

Iniciativas particulares contra el desperdicio alimentario

Cada uno de nuestros siguientes protagonistas tuvo una motivación diferente para iniciar acciones particulares contra el desperdicio alimentario y todos han encontrado soluciones diferentes que, puestas en práctica, están permitiendo no sólo que muchas personas se alimenten, sino que miles de kilos de residuos no terminen desperdiciados.
ALIMENTAR A 600.000 PERSONAS CON UN CLICK
feeding forwardLa historia de nuestra primera protagonista la encontramos ya hace unos meses en el periodico inglés The Independent. Allí nos hablaban de una joven californiana, Komal Ahmad, a la que una experiencia vivida en el campus de su universidad, donde hace tres años la abordó una persona sin hogar para pedirle algo para comer, le hizo preguntarse si el problema mundial de la alimentación es por una fata de alimentos o por una distribución desigual de los mismos. Su respuesta a la cuestión fue crear la organización Feeding Forward, que conecta a través de internet a entidades, restaurantes, empresas, etc. con sobrantes de comida, con centros benéficos y bancos de alimentos dentro de su área que necesitan de los mismos para alimentar a sus usuarios y también con personas que se ofrecen con sus vehículos para trasladar a la mayor brevedad esos sobrantes. Durante este tiempo, la organización calcula que ha ayudado a alimentar a más de 600.000 personas y ha evitado que más de 300.000 kilos de comida se desperdicien.

NI UN PINCHO A LA BASURA
A principios de septiembre, saltaba una noticia en casi todos los medios de comunicación: una cafetería de Oviedo ponía los pinchos que le habían sobrado al final del día en una bandeja disposición de todo aquel que los necesitara.
Un mes después, aquel primer “experimento #niunpinchoalabasura”, como ellos lo llaman, no sólo ha conseguido que muchas personas cenen o que muchos peques puedan tener un almuerzo en el recreo ya que todos los días las bandeja aparece vacía. También han conseguido contagiar a otros 30 negocios (que ellos tienen contabilizados) en Asturias, Vizcaya o Ávila que han copiado la idea y que con sus donaciones están ayudando a solventar no sólo necesidades de alimentación, sino evitando la generación de residuos a partir de comida en perfecto estado.
Además, han recibido más de 6.000 mensajes de agradecimiento, críticos, de advertencia, o de sugerencias para poner en marcha nuevas iniciativas. Para ellos el éxito es que otros les copien y que sean los correspondientes entes municipales o regionales quienes pongan en marcha nuevas y más grandes acciones que eviten el desperdicio de alimentos.
LA NEVERA SOLIDARIA
neverasolidariaLa nevera solidaria, “que lucha contra el desperdicio de alimentos” fue puesta en marcha a finales de abril por Alvaro Saiz, presidente y fundador de la Asociación Humanitaria de Voluntarios de Galdakao GBGE Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea (Galdacano-Vizcaya), en colaboración con el ayuntamiento del municipio.
La nevera recibe todo tipo de alimentos etiquetados con su fecha de depósito, procedentes de personas particulares o de bares y restaurantes y en su esencia, está dirigido a todo tipo de público: gente necesitada o gente que pasa al lado y quiere un tentempié. El objetivo: que no se desperdicie ni un gramo de comida.
Desde sus inicios, la nevera solidaria ha saltado fronteras internacionales y no sólo ha conseguido atraer la atención hasta de la hija del expresidente americano, Chelsea Clinton, sino que se está transformando en un nuevo proyecto que busca llegar a cada municipio español, europeo o, por que no, mundial. Y para ello, desde Nevera Solidaria facilitan todo tipo de información: cómo solicitar permisos de ocupación de vía pública, construcción del recinto donde se situará la nevera, etc. Se calcula que cada nevera puede evitar 200 kilos de residuos alimenticios al mes, así que si multiplica el número de frigoríficos solidarios, la cifra puede crecer exponencialmente.
BRING THE FOOD
Prácticamente con la misma dinámica que Feeding Forward, pero aplicada a un país europeo –Italia–, Bring the Food lleva funcionando desde 2011. En Italia, según los datos aportados por esta organización, hay más de 15.000 organizaciones solidarias que alimentan habitualmente a más de 6 millones de italianos. Esta página web, que también cuenta con una aplicación para móviles, busca simplificar los procesos de donación de particulares y la búsqueda de organizaciones a las que dirigir partidas de comida. Todo aquel que tiene un superavit de alimentos puede ofrecerlo de una forma rápida y automáticamente este hecho se notifica a las obras de caridad que existan en la zona del donante. La especificidad de esta iniciativa, que ha evitado el desperdicio de más de 400.000 kilos de alimentos, es que permite que se realicen también donaciones entre vecinos o amigos.
Muchas veces hemos comentado que las actitudes personales son una parte fundamental para resolver el problema de los residuos mal gestionados en el mundo y estas personas no sólo se han quedado en una actitud privada, sino que la han llevado mucho más lejos. Unos aprovechando las nuevas tecnologías, otros aplicando métodos más tradicionales, pero que apoyados en redes sociales y medios de comunicación están consiguiendo resultados en muchos casos ineperados. En todo caso, está demostrado que todas funcionan. ¿Conoces alguna iniciativa de este tipo en tu entorno?
Foto de Feeding Forward


Source: 3

Share this

Leave a reply