05 ene

La opción de los regalos desmaterializados

¿Se pueden hacer regalos que no generen residuos?, ¿puede un regalo reciclado conseguir el mismo efecto que un objeto recién adquirido?, ¿se pueden hacer regalos que no fomenten el consumismo irrefrenable de estas fechas?, ¿dónde se pueden encontrar este tipo regalos desmaterializados? Hemos recogido algunos ejemplos para inspiraros.
Sabéis de nuestro gusto por descubriros nuevos conceptos y llegadas estas fechas no podíamos dejar pasar uno que está tomando cada vez más fuerza: el de los regalos desmaterializados, o lo que es lo mismo, regalos que no necesitan materializarse en ninguna forma ni materia, o necesitan recursos mínimos, para proporcionar las mismas sensaciones placenteras que tenemos al recibir un objeto. El listado de regalos desmaterializados puede ser tan grande como nuestra imaginación nos permita: una suscripción a una piscina, entradas para un espectáculo, clases de cocina, regalos recuperados o reciclados.
Esta nueva tendencia forma parte de un movimiento aún más amplio, del que os hablaremos en otra ocasión, que nace en el centro de Europa y que propugna el hacer regalos inmateriales que pueden ir desde un abono de transporte, a un curso, el alquiler de material deportivo, o una visita guiada. Teniendo en cuenta cuatro formas que existen de entender la desmaterialización, os apuntamos algunas ideas de regalos y consideraciones que deberéis haceros a la hora de elegir un regalo de este tipo.
1. EXPERIENCIAS EN LUGAR DE OBJETOS
Es una de las categorías que más opciones nos ofrece, quizás por la razón anteriormente mencionada de hacer regalos inmateriales, que no generan residuos. Como apuntan desde el Servicio de Medioambiente de la Diputación de Barcelona, cada vez más empresas ofrecen paquetes de servicios que pueden adquirirse para ser regalados a terceros, con una gran diversidad de opciones y de precios. Entradas para el cine o museos, suscripciones a revistas, comidas en restaurantes, escapadas, actividades de deportes de aventura, o viajes a conciertos y espectáculos son algunas de las opciones que se pueden encontrar on-line y en establecimientos tradicionales.
2. REGALOS SIN ENVOLTORIOS O REGALOS QUE NO CONSUMAN RECURSOS INNECESARIOS
Muchas marcas del sector de los regalos, llegadas estas fechas, utilizan para sus productos llamativos paquetes en los que se incluye el mismo producto que habitualmente se nos presenta con un envoltorio más normal. Un ejemplo son los perfumes empaquetados en cajas para regalo o los juguetes sofisticados, que muchas veces encubren precios más altos para el mismo producto. Se trata de hacerse con un producto que no venga con un extra de envoltura, pero también a un nivel más filosófico, de pensar con tiempo los regalos más adecuados para cada persona o pedir ayuda a personas relacionadas con la persona receptora. Esto lo que evita, sobre todo, es comprar regalos innecesarios o regalos que van a terminar en el fondo de un armario. A este apartado también pertenecerían todos aquellos pequeños detalles surgidos de “amigos invisibles” o regalos de compromiso. En este caso, la unión de esfuerzos permitirá hacerse con obsequio de mayor utilidad, evitando pequeños objetos de escaso uso, pero de gran consumo de recursos.
3. REGALOS “CIRCULARES”
Cuando hablamos de regalos circulares nos referimos a productos diseñados para que al llegar al final de su vida útil puedan ser recuperados o que sus materiales puedan ser usados de nuevo. Desde regalos en papel y cartón u otros materiales naturales, a productos gastronómicos, pasando por productos cosméticos, o prendas de vestir como las que nos proponen desde Vesica Piscis Footwear o Ecoalf, las opciones son inmensas.
4. REGALOS RECUPERADOS O REALIZADOS CON MATERIALES LIGEROS
En el apartado de regalos realizados con materiales ligeros, los juguetes de los más pequeños de la casa copa gran parte de los ejemplos. Los juguetes realizados con materiales naturales y renovables son una garantía para la conservación del medio ambiente y, además, pueden educar la sensibilidad de la infancia y su gusto por estos materiales. Los juguetes de madera, de papel y cartón, de algodón o de lana están confeccionadas de manera artesanal y, usualmente, el impacto ambiental de su fabricación es más bajo que los industriales. En la página Juguete Seguro, además de estas pautas de materiales, nos ofrecen mucha más información para elegir un a la hora de elegir juguetes que cumplan con todas las expectativas.
La idea originaria de este post era traer un listado de regalos recuperados sugerentes. Sin embargo, al llegar a este apartado nos hemos encontrado con al menos 479 posibilidades (imposible nombrarlas todas sin terminar aburriendo). La buena noticia es que la mayoría de ellos se pueden consultar en FairChanges, el mercado online de productos sostenibles.
Existen también iniciativas como Symbool –de la que ya os hemos hablado en anteriores post–, que estas Navidades han puesto en marcha su tienda on-line para poder adquirir libretas, cuadernos y agendas con cuya compra damos una nueva vida a materiales desechados beneficiando así a artistas que unen su ingenio a las habilidades de personas en situaciones económicas desfavorecidas.
Esta Navidad y en cada ocasión que tengas este año de hacer un presente, recuerda esta máxima: “un regalo desmaterializado es igual a desperdicio de material, evitado”. 

Foto de Rufino Lasaosa (cc)


Source: 3

Share this