31 oct

Morrow Royal Pavilion: un palacio construido con medio millón de botellas de vidrio y cenizas

Nos vamos de viaje al área metropolitana de Las Vegas (Estados Unidos) donde se ubica un bonito palacio que oculta un gran secreto. Viendo su marcada arquitectura de origen inglés –estilo jacobino– tal vez podríamos pensar que encierra alguno de esos fantasmas que tanto se prodigan por los castillos y palacios británicos. Pero no. Este secreto nos gusta mucho más porque reside en las más de 500.000 botellas de vidrio recicladas con las que fue construido este edificio llamado Morrow Royal Pavilion. Tal cantidad de botellas hace que esté considerado el edificio más grande del mundo levantado con botellas de vidrio. Es obra de la compañía especialista en diseño, construcción y decoración Realm of Design.
En este caso, no solo se reciclaron al menos medio millón de botellas de vidrio, de cerveza para más señas, sino que también se recuperó una ingente cantidad de cenizas. El vidrio de estos envases es triturado y mezclado con cenizas para después ser fundido y vertido en moldes. Así, con ese aspecto de piedra arenisca, surgió Green Stone (piedra verde), que es como bautizó Realm of Design a estos ladrillos ecológicos convertidos en todo un símbolo del conjunto arquitectónico.
Las botellas de vidrio recuperadas proceden de los hoteles de Las Vegas mientras que las cenizas son los residuos pertenecientes a plantas de carbón con las que se genera energía.
El Morrow Royal Pavilion (y sus 500.000 botellas de vidrio) es una mansión inspirada en el Swarkestone Pavilion, construcción del s. XVII ubicada en Swarkestone (Inglaterra), y que podría hermanarse perfectamente con otro edificio emblemático en el mundo del reciclaje: el centro de convenciones EcoARK de Taipéi (Taiwán), considerado el edificio construido con botellas de plástico más grande del mundo. Nada menos que 1,5 millones de botellas de plástico fueron necesarias para llevar a cabo esta gran obra.
El iglú verde está esperándonos en la calle para que le llevemos los envases de vidrio –tarros, frascos y botellas sin tapas ni tapones- que separamos en casa y posibilitemos así ofrecerles una nueva vida. No olvidemos que el vidrio es un material 100% reciclable que no pierde propiedades en el proceso y, por tanto, puede ser reciclado una y otra vez.
Foto de Realm of Design


Source: 3

Share this